Farallones de Cali

Farallones de Cali

jueves, 10 de enero de 2013

Libros: 84 Charing Cross Road - Helene Hanff


 
Uno de mis descubrimientos de 2012, un pequeño pero encantador libro, principalmente para mí que gusto mucho de los libros “reales” y particularmente me llaman la atención los libros epistolares.

Este libro se puede decir que nació de la casualidad, nació de la vida misma de su autora, quien en 1949 inicia correspondencia con Frank Doel el dependiente de la librería londinense Marks y Co. ubicada en la dirección que da nombre al libro.

Esta correspondencia dura veinte años, hasta la muerte de Frank, y así, sin premeditaciones, se convierte tiempo después en el mayor éxito de Helene, una escritora que se ganaba la vida escribiendo guiones televisivos.

En las historias reales, más que la historia misma, lo que más me llama la atención son los personajes, su historia detrás de la historia, y en este caso concreto la historia de Helene Hanff, su honestidad con la vida, su compromiso con ella misma, con sus pasiones, con la literatura, con los libros, con lo que realmente quería, compromiso que siempre supera las limitaciones de un entorno y no tiene en cuenta los parámetros sociales de una época.

Ella, soltera e independiente, algo poco común en esos tiempos, mitad del siglo XX, aún en una ciudad como Nueva York, con una educación formal escasa, pero con una amplia educación autodidacta, vive de lo que quiere hacer, escribir, mientras disfruta su pasión que es leer, no importa que muchas veces escasee el sustento, ella busca ser fiel a sus principios y a sus decisiones.

En cuanto a la historia, me encanta el toque romántico de una época donde la comunicación era a través de cartas que por el tiempo que tardaban en llegar obligaban a quien las escribía a hacerlo de manera especial, tratando de plasmar en ellas todo lo que necesitaba decir y todo lo que sentía, y generaba una expectativa en quien las esperaba, muy diferente a la inmediatez tecnológica que vivimos hoy donde el placer de escribir dio paso a las frases llenas de abreviaciones y modismos a través de correos electrónicos o chats virtuales que separan al emisor del receptor solo por un “click”.

Un libro que se lee prácticamente en el primer intento, no solo por su pequeño tamaño, sino también porque lo engancha a una con su historia y sus personajes.

2 comentarios:

  1. Tengo ganas de ponerme con esta novela y no encuentro el tiempo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saca un tiempo, no será mucho, el libro es pequeño pero la historia agradable.

      Eliminar