Farallones de Cali

Farallones de Cali

sábado, 4 de marzo de 2017

Libros: ¡Que viva la música! - Andrés Caicedo


“…yo me he puesto un nombre:
SIEMPREVIVA

Propicio para que de andarse de mucha confianza con la noche no sea que lo arrojen a uno, el cochero que viene y para, el cochero negro de la silla colorá. Yo seguiré de frente, porque la rumba no es como ayer, nadie la puede igualar, sabor, la rumba no es como ayer, nadie la puede controlar. Tú enrúmbate y después derrúmbate. Echale de todo a la olla que producirá la salsa de tu consufión. Ahora me voy, dejando un reguero de tinta sobre este manuscrito. Hay fuego en el 23”
¡Que viva la música! - Andrés Caicedo


El año pasado en la librería San Librario de Bogotá encontré este tesoro, un ejemplar de la primera edición de “¡Que viva la música!”:

Dos años antes había encontrado este otro ejemplar en francés en una pequeña librería de libros usados, en Quito:


La primera vez que leí “¡Que viva la música!” fue hace muchos años, con un libro prestado, no era mi primer acercamiento a la obra de Andrés Caicedo, pero sentí que era encontrarlo en muchos apartes de esa novela final, de ese “manifiesto”, de ese legado. Un libro escrito en la voz de una mujer, en primera persona María del Carmen Huerta narra su vida, sus angustias y sus alegrías, enmarcado en un deleite musical y una Cali de los años 70.


Un día como hoy, 4 de marzo, hace 40 años, en esta misma ciudad desde donde hoy escribo, Andrés recibió el primer ejemplar de su novela, publicada por el Instituto Colombiano de Cultura, un ejemplar igual al que hoy tengo en mis manos, y ese mismo día decidió partir, hace realidad su decisión, o tal vez su necesidad, de vencer a la muerte poniéndole él mismo la fecha.

Pero como el nombre que en el libro quiso ponerse María del Carmen: SIEMPREVIVA, así recordaremos a Andrés, SIEMPREVIVO, en sus obras, en la música que escuchó, comentó y nos dio a conocer, en las películas que vio, que criticó y en las que también llegó a hacer, en los angelitos empantanados que recorren aún esta ciudad, en esta “Cali-Calabozo” como la llamaba, que vivimos y sentimos los que aquí nacimos, los que se van pero nunca lo harán del todo, los que siempre volverán; seguirá vivo en la Calle de la Escopeta, en la Avenida Sexta, en el Oasis, en el lugar donde el Teatro San Fernando albergó su cineclub (hoy su edificio es una de tantas iglesias que proliferan por la ciudad), en lo que fuera el restaurante Los Mellizos, en Pance, en Jamundí, en toda una ciudad que era la mitad de grande de lo que es ahora, donde el Sur empezaba donde ahora es el centro, una ciudad que olvida su pasado, que desconoce su pasado. Andrés seguirá vivo sobre todo en quienes lo recuerdan y mantienen su legado, en su familia, en sus amigos del Caliwood y seguirá vivo en todos aquellos a los que ha tocado con sus escritos, no solo en Cali sino en toda Colombia y muchas partes del mundo.

Gracias Andrés!


Hoy se lanzó el primer concurso de cuento Andrés Caicedo, para jóvenes entre 15 y 25 años en la Cinemateca de la Tertulia, con un sentido homenaje a este escritor caleño, donde asistieron sus hermanas, Rosario, Victoria y Pilar, varios amigos y un gran público que llenó la cinemateca para escuchar su cuento “La Maternidad”, leído por su amigo Jaime Acosta. También la última parte de ¡Que viva la música!, a la cual llamaba su manifiesto, en la voz de su hermana Rosario, y la carta que escribió a la directora de la Tertulia cuando se creó la cinemateca en marzo de 1973, encontrada por casualidad entre un libro. Posteriormente se proyectó la película Los Olvidados, de Luis Buñuel, la misma que Andrés programó para el 5 de marzo de 1977 en el Cine-club.










lunes, 27 de febrero de 2017

La vuelta al mundo con ochenta mujeres escritoras - 13

CHILE

MARCELA SERRANO - NOSOTRAS QUE NOS QUEREMOS TANTO





“Sara y yo estábamos llenas de energía y el sur y su naturaleza nos dieron la oportunidad de traspasársela. Fue esa vida diaria compartida la que nos lo permitió. Fue el pan caliente saliendo temprano del horno a leña cada mañana. Fue el vino, color de las ciruelas, inyectándonos aquello que no corre por las venas de los avaros, como diría la Woolf, que durante años se han privado de vino y de calor. Sí, fue el vino y el calor que nos templaron. Fue el roble rosado de esa mesa que nos reunió en su entorno tres veces al día, ofreciéndonos el alimento. Fue la Cuarta Sinfonía de Brahms que nos despertó tantas mañanas. Fueron las nostalgias cuando el brasero relucía con el carbón al lado de las patas de león mientras esperábamos el turno de la tina. Fueron los espejos grandes de los armarios cuando posábamos de a una, de a dos, asegurándonos que los treinta habían quedado atrás. Fueron los sueños en las sábanas de guinda y oliva con un poco de raso. Fueron las tardes en la cocina en que viendo llover, agradecimos la amistad...
Nosotras que nos queremos tanto - Marcela Serrano

Una novela sobre la amistad, concretamente sobre la amistad entre mujeres, esa que está salpicada de momentos tanto felices como dolorosos, desenfadados e íntimos, libres y reservados. Una amistad que se teje con los años y donde se van conociendo a otros seres casi como a una familia, con la complejidad que involucran todos los seres humanos, con el sentido de responsabilidad que da sentirse en familia, pero con la libertad de opinar sabiéndose fuera de ella.

Cuatro mujeres maduras, cada una con su historia a cuestas, se citan en una casa de vacaciones al sur de Chile y allí en medio de la paz del lugar, de la camaradería de tantos años de amistad, sacan a flote sus inseguridades, sus tristezas y alegrías, sus verdades. sus experiencias, su historia de vida.

Cuatro mujeres diferentes, más de cuatro mundos diferentes ( se tocan las historias de otras mujeres relacionadas con las protagonistas), condicionados por sus personalidades, sus antepasados, su educación, su forma de vida y también por el entorno de un país en dictadura que regresa a una época de democracia. Una crítica a los estereotipos tratada desde la perspectiva de los mismos estereotipos.

Una historia por momentos densa, pero con un lenguaje sencillo, claro, ligero, fácil de leer, sin adornos,. Da la impresión que Marcela Serrano quiso llegar a todo tipo de lectores, sobre todo lectoras, porque este libro trata básicamente de mujeres y parece escrito para mujeres. 



tomada de: zendalibros.com


Marcela Serrano (Santiago, Chile, 1951). Licenciada en Bellas Artes de la Universidad Católica de Chile, trabajó varios años en artes visuales. Escritora. Publicó su primera novela "Nosotras que nos queremos tanto" a los cuarenta años.
Ha sido premiada con el Sor Juana Inés de la Cruz y el Premio Municipal de Literatura de Santiago en 1994 y fué finalista del Premio Planeta en 2001.
Entres sus obras se encuentran: El Albergue de las mujeres tristes, Nuestra señora de la soledad, Diez Mujeres, Hasta siempre, mujercitas; y Antigua vida mía, llevada al cine por el director argentino Héctor Olivera.

martes, 3 de enero de 2017

Libros: Primero estaba el mar - Tomás González


"Olores. Oscuro olor a manglar que a veces trae el viento. Olor a cangrejos muertos y todavía crudos, almizclado y resinoso. Olor del pasto a mediodía bajo el estático martillo del sol. Olor del humo que viene de la cocina, mezclado con el olor del café. Olor de las fritura de pescado a mediodía , frituras de plátano, vapores pesados del coco en el arroz. Olor de las cremas bronceadoras, aceites humectantes que protegen y embellecen todavía más la bella piel de Elena. Olor de su cabello recién lavado, champú de hiervas, siete. Antípoda olor en la letrina, donde zumban moscardones en el calor y se asoman lagartijas entre los intersticios del bahareque. Olor permanente e inerradicable del polvo en las tablas de la casa. Olor ahora nuevo de los libros cuando se les abre -empezando a hincharse por la humedad del aire, deteriorados por el constante aliento del mar y por la creciente falta de uso-, como de margaritas marchitándose en un desván húmedo y caliente. Y ahora también nuevo, el olor de madera recién cortada, mezclado con el vaho de gasolina, la gasolina que esteriliza, quema, ahuyenta la vida"
Primero estaba el mar - Tomás González

Arrancando este nuevo año con el firme propósito de ir evacuando las lecturas pendientes, comencé a leer esta novela de Tomás González y la terminé casi de un tirón el primer día del año. Es una novela que te va atrapando, como la selva y el mar atrapan al protagonista.

El espíritu colono de los antioqueños, o la necesidad de paz en un momento turbulento de la vida, o el deseo de disfrutar la naturaleza y el mar, o de huir de los ojos inquisidores de la familia y la sociedad, o todas las anteriores, llevan a los protagonistas de esta novela al paraje inhóspito y bello que une la selva con el mar en la región del Urabá.

Esta historia novelada, sobre un familiar del autor, nos transporta al universo mismo donde transcurren los sucesos, a vivir las angustias, las expectativas, los temores, los deseos y las satisfacciones que se entremezclan en esta suerte de aventura en la que se embarcan J. y Elena, los protagonistas. 

Con un bello lenguaje, acertado y profundo, Tomás González logra enganchar al lector, impregnarlo del salitre, del sudor, el olor a coco y la humedad que enmarcan y dan color a muchas de las situaciones que se entretejen y van sucediéndose unas tras otras, como la cadena pesada de un ancla que va cayendo al mar sin que ninguna fuerza pueda resistir o evitar su inminente choque.

Los límites entre la esperanza y la desesperación, entre el respeto y el abuso, entre la moral y el instinto, entre el principio y el final, son transgredidos, son puestos en evidencia, desmitificados en esta narración, que siendo la primera novela que el autor publicó por allá en el año 83, mientras trabajaba en un bar bogotano, dejaba ver ya su habilidad en el manejo del lenguaje y las sensaciones, del detalle sin exageraciones.

Algunos pequeños detalles de edición, tal vez continúan allí como un recuerdo cariñoso de aquella sencilla primera edición de 1983.

"Primero estaba el mar. Todo estaba oscuro.
No había sol, ni luna, ni gente, ni animales, ni plantas.
El mar estaba en todas partes.
El mar era la madre.
La madre no era gente, ni nada, ni cosa alguna.
Ella era el espíritu de lo que iba a venir y ella
era pensamiento y memoria."




lunes, 21 de noviembre de 2016

La vuelta al mundo con ochenta mujeres escritoras - 12

CHILE

CARLA GUELFENBEIN - CONTIGO EN LA DISTANCIA




“Pero lo que me hacía visitar la clínica cada día er ala certeza de que si me alejaba de Vera Sigall, sucumbiría al miedo, a la desazón, y sin darme cuenta estaría sobrevolando el Atlántico rumbo a Grenoble, rumbo a lo conocido, y todo volvería a ser como hasta entonces: mudo y quieto. Había llegado hasta allí por ella, y era su presencia, al otro lado de esa puerta, la que me sostenía e impulsaba hacia un lugar que desconocía, pero que sabía que estaba ahí para mí
Contigo en la distancia - Carla Guelfenbein

Este libro  inspirado, según dice la misma autora, en la vida de Clarice Linspector, gira alrededor de una escritora de culto, Vera Sigall, de origen ucraniano que llegó a Chile con sus padre siendo una niña y que pasó de ser una mujer con un rol común en la alta sociedad chilena de la época, esposa, madre y mujer de sociedad, a convertirse en una escritora talentosa y enigmática.

El libro esta escrito a tres voces, Emilia, una estudiante franco-chilena que llega a Chile a hacer su tesis basada en la obra de Vera  Sigall; Daniel, un arquitecto, chef-frustrado, estancado en un matrimonio que se apaga, vecino y fiel admirador de Sigall y Horacio Infante, un poeta famoso, amigo y ex-amante de Sigall.

Los cambios de voz hacen amena la lectura, mantienen un hilo conductor alrededor de la vida del personaje principal y se trasladan a varias épocas y sucesos de manera coherente, clara y acertada. La novela toca temas sobre la superficialidad humana en contraste con su propia profundidad, acciones que se mueven entre la razón y las emociones, con sentimientos de ira, envidia, dolor, frustración e hipocresía, la sensación de no encajar, de no pertenecer.

Por momentos imágenes que se salen del lenguaje poético para pasar a un lenguaje recargado y algunos lugares comunes que caricaturizan a los personajes y le quitan un poco de impacto al argumento de la novela que toca realidades como la discriminación, las apariencias sociales, la envidia y el deseo de poder y reconocimiento entre artistas y entre personas que dicen amarse y respetarse.


tomada de:amigosysocios.com


Carla Guelfenbein (Santiago, Chile, 1959). Bióloga especializada en genética de población de la Universidad Essex, estudió diseño en Central Saint Martins College of Art an Design. Escritora. Su familia se exilió en Inglaterra  en 1976 durante la dictadura chilena y Guelfenbein regresó a Chile en 1987.
Trabajó en diferentes agencias de publicidad y fue diseñadora y editora de moda de la revista Elle en Chile. Tiene dos hijos y actualmente reside en Santiago donde escribe para la revista dominical Mujer, del diario La Tercera.
Publicó su primera novela, El revés del alma, en 2002. También entre sus obras se encuentran: La mujer de mi vida, publicada en 14 idiomas, El resto es silencio y Nadar desnuda. En 2015 recibió el premio Alfaguara de novela por Contigo en la distancia.


sábado, 12 de noviembre de 2016

La vuelta al mundo con ochenta mujeres escritoras - 11

ARGENTINA

SELVA ALMADA - CHICAS MUERTAS




Los muchachos tenían una costumbre, un juego, no sé cómo llamarlo, me cuenta. Le decían hacer un becerro. Marcaban a una chica siempre de clase baja. Uno del grupo le hacía el novio. La seguía en la calle, le decía cosas, la seducía. Esto se hacía entre semana, no podía llevar muchos días porque el becerro se hacía el fin de semana, la conquista tenía que ser rápida. Una vez que la muchacha cedía, venía la invitación al baile del sábado. Primero a tomar algo en la confitería, después un paseíto en el auto. Nunca llegaban al baile. El auto se desviaba para el balneario o para algún lugar solitario. Allí esperaba el resto de la barra y la chica tenía que pasar con todos. Mejor dicho, se la pasaban de mano en mano. Después le daban plata para que se quedara en el molde…”
Chicas muertas - Selva Almada

Este libro de crónicas de Selva Almada es crudo, doloroso, por momentos increíble, no por defectos del mismo, sino porque es difícil aceptar la realidad de la maldad humana, esa maldad latente, rezagada, escondida, camuflada. 

La historia de tres mujeres argentinas, asesinadas, violentadas en su ser, en su condición de mujeres. Podemos observar la misoginia, el maltrato, el silencio, la aceptación, la indiferencia, todos los ingredientes que se unen y alimentan a una sociedad llena de odio, de perversión, de discriminación, no solo a la sociedad argentina, que es el marco de estas tres historias, sino también a las sociedades de todos los países latinoamericanos y a la mayoría de los países del mundo, tal vez al mundo entero.

Un libro de no ficción que quisiéramos fuera de ficción, porque enfrentar la vulnerabilidad física y psicológica que aún vivimos las mujeres, es difícil. Selva Almada parece querer despertarnos, ponernos en la tierra, sacarnos de un mundo idealista donde podría parecer que las cosas han mejorado, pero donde nos damos cuenta que lo que falta supera con creces el pequeño camino recorrido en busca de la igualdad y el respeto.

Almada recurre a una investigación propia, asumiendo ella misma la búsqueda de los hechos, no solo a través de archivos legales y reseñas periodísticas, sino también abordando a personas cercanas a las víctimas, fuentes de primera mano, hasta donde le fue posible encontrarlas. Con un estilo de crónica limpia, clara, sencilla, con la que mantiene al lector enganchado a cada historia, cambiando entre una y otra, combinando momentos frenéticos con otros más livianos, trae de vuelta a estas jóvenes mujeres, las rescata del olvido propio del tiempo, una variable que se vuelve casi como un cómplice más de los crímenes impunes.

Tres mujeres jóvenes, provincianas, víctimas de feminicidio, un número más de las tantas mujeres asesinadas, una escritora que retoma sus historias, familias que no superarán el dolor, un mundo indiferente, una mujer que lee el tarot, hombres ávidos de poder, una cultura que señala y discrimina, una sociedad tolerante cuando no lo debe ser, que no cambia, todo esto encontramos en este libro de ciento ochenta y cinco páginas.


tomada de: mujeresvisibles.com
Selva Almada (Entre Ríos, Argentina, 1973). Estudió comunicación social , carrera que abandonó para estudiar literatura. Escritora de poesía, novela, cuento y crónica.
Su novela El viento que arrasa, destacada por la Revista Ñ como novela del año en 2012, ha sido traducida a varios idiomas. Ha escrito además libros de poesía como Mal de muñecas, cuentos como: Una chica de provincia y El desapego es una manera de querernos, así como novelas: El viento que arrasa, Niñas y Ladrilleros.
Recibió  la beca del Fondo Nacional de Artes en 2010 y fue finalista en 2015 del Premio Rodolfo Walsh de la Semana Negra de Gijón por Chicas Muertas.
Actualmente reside en Buenos Aires donde se dedica a escribir y dicta talleres literarios.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Feria Internacional del Libro de Cali


Terminó este lunes la Feria Internacional del Libro de Cali, un espacio que ha tenido sus altas y sus bajas a lo largo de muchos años, lo que no ha permitido que se consolide y tenga un impacto fuerte a nivel nacional, pero que nos ha dejado en esta edición 2016 una nueva perspectiva, un panorama que pinta mejor. Fue un evento bueno, de gran aceptación, las locaciones muy agradables, aunque dado el clima de la ciudad las carpas pueden tener inconvenientes en algunos momentos, pero lo más importante es que el público respondió y se demonstró que la ciudad disfruta de estos espacios culturales y además se deja una buena perspectiva para las futuras ediciones de esta feria.

Hacer del Boulevard del Río un espacio para cultura ha sido una excelente idea, se deben fomentar más este tipo de eventos, velar por la seguridad del sector, su mantenimiento, embellecimiento y que hayan sitios cercanos y seguros para parquear.

La Feria debe continuar, debemos promoverla más, apoyarla más. Debemos contribuir a que Cali tenga una feria del libro de talla internacional.

Aqui un artículo del diario El País con el balance final de la feria:

http://www.elpais.com.co/elpais/cultura/noticias/feria-internacional-libro-cali-termino-noche-este-lunes

viernes, 28 de octubre de 2016

Cali-Cultura


Tradicionalmente cuando se habla de Cali se piensa en salsa, y efectivamente la salsa es un ritmo arraigado en la ciudad, que a la mayoría de caleños nos encanta y lo bailamos, contamos con una gran cantidad de bailarines profesionales y escuelas de salsa que no solo son excelentes productoras de espectáculos sino también sitios de importante valor social, donde muchos niños, adolescentes y jóvenes de nuestra ciudad encuentran un espacio para desarrollar sus habilidades y enfocar su gran energía. La salsa se ha convertido en parte de la identidad de la ciudad y los turistas llegan a conocer sobre salsa, a bailar salsa y a ver grandes espectáculos de salsa como Delirio.

Pero todos debemos conocer y sobre todo promover, que la cultura en Cali no es solo salsa, la ciudad cuenta con numerosos espacios culturales a lo largo de todo el año, que involucran música, teatro, literatura, poesía y mucho más.

Esta es una lista que no pretende abarcar todos los eventos y lugares, porque sé que muchos se me escapan, pero sí es una muestra de todo lo que tenemos y debemos aprovechar y difundir en nuestra ciudad:

Festival Internacional de Ballet
Fundado por la maestra Gloria Castro, ya lleva diez ediciones. Es un evento de alta calidad artística que se está posicionando entre los grandes festivales de ballet y danza contemporánea de América latina, con participación de compañías internacionales y por supuesto con la participación de la Compañía Colombiana de Ballet.

Festival Internacional de cine de Cali
Un espacio que nos recuerda que Cali fue la ciudad pionera del cine en Colombia. Tiene carácter anual y su director artístico es el conocido cineasta caleño Luis Ospina. El festival tiene una programación que incluye no solo una variada muestra de proyecciones cinematográficas sino también talleres y seminarios de formación audiovisual y artística. Este año será del 10 al 14 de noviembre.


Festival Internacional de literatura Oiga, Mire, Lea.
Ya lleva dos versiones y seguirá dando de que hablar. Es anual y está coordinado por la Biblioteca Departamental, se realiza en el mes de septiembre con escritores nacionales e internacionales, este año se extendió a otros municipios del departamento.

Feria Internacional del Libro de Cali.
Es anual. Este año se está realizando en el Boulevard del Río, Parque de los poetas y Edificio Coltabaco. Ecuador es el país invitado. Excelente programación que termina este fin de semana.

Festival Internacional de Teatro
Iniciará este 1 de noviembre y contará con aproximadamente 90 funciones en 30 escenarios de la ciudad, con compañías teatrales nacionales e internacionales. Este año en su primera edición con homenaje al maestro Enrique Buenaventura.

Festival Ajazzgo
Desde 1999 viene posicionándose como un encuentro musical de alto impacto, que busca el intercambio de talentos musicales, nacionales y del exterior, combinando jazz y ritmos patrimoniales de todo el mundo. 

Festival de música del Pacífico Petronio Álvarez
Desde hace veinte años este festival ha dado a conocer la música y la cultura afrodecendiente. Es un espacio de inclusión que involucra no solo la música y ritmos del Pacífico, sino también muestra grastronómica, conferencias y conversatorios. Es anual.

Festival Internacional de títeres
Un evento anual que este año tuvo su versión número 15 en el mes de abril, con una programación excelente, con participación de compañías locales, nacionales e internacionales.

También tenemos en nuestra ciudad: el Festival Sultana (música), Festival de cine francés (en diversas salas de cine de la ciudad), Salsa al parque,  Festival de música religiosa (en Semana Santa), Festival Internacional de Poesía,  Encuentro internacional de danzas folklóricas Mercedes Montaño, Festival audiovisual de estudios Takeshima, Festival Nacional de los mejores tríos, Festival Internacional de Blues y Folk, Festival Mundial de Salsa, Festival del Instituto Popular de Cultura.

Y como si fuera poco también tenemos la programación de conciertos de la Orquesta Filarmónica de Cali, así como la programación cultural continua del Museo de Arte Moderno La Tertulia, incluyendo su cinemateca, el Teatro Municipal Enrique Buenaventura, el Teatro Jorge Isaacs, el Banco de la República, la Biblioteca Departamental Jorge Garcés Borrero, la Red de Bibliotecas públicas (que cuenta con 61 espacios, una de las mas grandes del país), El Centro Cultural de Cali, El Centro Cultural Comfandi, la casa Proartes, cuenteros en San Antonio, en la Loma de la Cruz, recitales de poesía en el renovado Parque de los Poetas, carpa de circo en Menga, teatro en Esquina Latina, Teatro Experimental de Cali, Cali Teatro, la Casa de los Títeres, Teatro La Máscara, Teatro del Presagio, Teatro al aire libre Los Cristales y muchos otros sitios de interés cultural y artístico.

y todavía nos queda duda de que Santiago de Cali es salsa y mucho más?

Cali es Cali-Cultura

una página excelente para no perdernos nada: www.planciudad.com







miércoles, 26 de octubre de 2016

La vuelta al mundo con ochenta mujeres escritoras - 10

ARGENTINA

SAMANTA SCHWEBLIN - PÁJAROS EN LA BOCA



Sara no quería salir. Estudiando su comportamiento pensé que quizá sufría algún principio de agorafobia. A veces sacaba una silla al jardín e intentaba convencerla de salir un rato. Pero era inútil. Conservaba sin embargo una piel radiante de energía y se la veía cada vez más hermosa, como si se pasara el día ejercitando bajo el sol. Cada tanto, haciendo mis cosas, encontraba una pluma. En el piso junto a la puerta, detrás de la lata de café, entre los cubiertos, todavía húmeda en la pileta de la cocina. La recogía, cuidando de que ella no me viera haciéndolo, y la tiraba por el inodoro. A veces me quedaba mirando cómo se iba con el agua. A veces el inodoro volvía a llenarse, el agua se aquietaba, como un espejo otra vez, y yo todavía seguía ahí mirando, pensando en si sería necesario volver al supermercado, en si realmente se justificaba llenar los changos de tanta basura, pensando en Sara, en qué es lo que habría en el jardín.
Pájaros en la boca - Samanta Schweblin

Cuentos extraños con un lenguaje narrativo fluido y claro, pero con argumentos originales, diferentes, que atrapan.

Schweblin parece jugar con el lector, pero por el contrario, lo respeta tanto que valora lo que éste pueda aportarle a la historia, lo hace participe, casi que lo obliga a vivir la historia al lado de los personajes, desenrredarla, armar el rompecabezas. 

Unos comensales desprevenidos que se involucran en un posible asesinato, una adolescente que se alimenta de pájaros, una parada de autos en la carretera donde las parejas recién casadas se separan, un hombre que parece vivir solo para una tienda de juguetes, historias que funden la realidad y el misterio, personajes psicológicamente complejos, como lo somos casi todos, aunque no lo parezca. Historias que nos generan cierto grado de incomodidad, pero también expectativa e inquietud.

Samanta Schweblin nos saca de la zona de confort, de los lugares comunes, nos incomoda y nos lleva a lo inesperado, a lo que parece imposible, a esos otros mundos que tal vez si sean posibles. Que bueno es encontrar escritores que nos generen emociones diferentes.



tomada de: narrativabreve.com

Samanta Schweblin (Buenos Aires, Argentina, 1978). Escritora. Estudió imagen y sonido en la Universidad de Buenos Aires. Reside en Alemania donde dicta talleres literarios.
Considerada como una de las mejores narradoras en español por la prestigiosa revista británica Granta en 2010, sus libros de cuentos han sido premiados con el Haroldo Conti y el Fondo Nacional de Artes en Argentina, así como con el premio Casa de las Américas. También ha ganado el Juan Rulfo y el Konex, así como el premio Internacional de Narrativa Breve Rivera del Duero y el premio Tigre Juan.
Entre sus obras se encuentran: El núcleo del disturbio, Pájaros en la boca, Distancia de rescate y Siete casas vacías.

sábado, 10 de septiembre de 2016

La vuelta al mundo con ochenta mujeres escritoras - 9

ARGENTINA

LEILA GUERRIERO - UNA HISTORIA SENCILLA



“Esa noche de viernes, Rodolfo González Alcántara llegó hasta el centro del escenario como un viento malo o como un puma, como un ciervo o como un ladrón de almas y se quedó plantado allí por dos o tres compases, con el ceño fruncido y mirando alguna cosa que nadie podía ver. El primer movimiento de las piernas hizo que el cribo se agitara como una criatura blanda mecida bajo el agua. Después, durante cuatro minutos cincuenta y dos segundos, hizo crujir la noche bajo su puño.
Él era campo, era la tierra seca, era el horizonte tenso de la pampa, era el olor de los caballos, era el sonido del cielo del verano, era el zumbido de la soledad, era la furia, era la enfermedad y era la guerra, era lo contrario de la paz. Era el cuchillo y era el tajo. Era el caníbal. Era una condena. Al terminar golpeó la madera con la fuerza de un monstruo y se quedó allí, mirando a través de las capas del aire hojaldrado de la noche, cubierto de estrellas, todo fulgor. Y, sonriendo de costado como un príncipe, como un rufián o como un diablo, se tocó el ala del sombrero. Y se fue.”
Una Historia Sencilla - Leila Guerriero

Lo de Leila Guerriero es la realidad, es el universo basto y real que la rodea, son los mundos en los que nos movemos cada día y que pasan desapercibidos a la mirada común, es su olfato periodístico unido a la técnica y al arte literario. 

Leer sus crónicas es como estar allí, presenciar lo que nos está narrando, porque no se limita al recuento sucesivo de hechos, sino que combina la habilidad para desarrollar claros perfiles de los personajes, con la fluidez para narrar historias a través de imágenes y sensaciones bien escritas.

En esta pequeña crónica nos transporta a un pueblo de la pampa argentina, Laborde, que podría ser tan solo un pueblo perdido de ese basto territorio, sino fuera por el particular y emotivo concurso que se celebra cada año desde 1966: el Festival Nacional de Malambo.

Leila supo de este concurso por casualidad, pero se adentró no solo en el universo mismo del concurso sino que indagó y siguió la vida de uno de sus participantes, Rodolfo González Alcántara, durante todo un año.

En esta crónica Guerriero, nos lleva a conocer y a sentir el malambo, un baile folklórico argéntino, exclusivo de hombres, que con su vestimenta, ritmo, fuerza, altivez y zapateo rítmico y descomunal, hacen honor a las características que distinguían o se cree que distinguían a los gauchos de antaño.

Pero no es solo la historia del malambo, o de Laborde, es la historia de un hombre común, una historia sencilla como se titula este pequeño libro, lo que la hace aún más difícil de narrar como lo indica la misma autora, pues estamos enseñados a las historias de grandes personajes o por contraste, a historias trágicas y extremas, pero es allí donde la pluma periodística y literaria de Guerriero, ha logrado un resultado perfecto.


tomada de: losinrocks.com
Leila Guerriero (Junín, Argentina, 1967). Periodista y escritora argentina, es considerada una de las mejores cronistas de América latina. Ha trabajado para diversos medios periodísticos de Argentina, Colombia, México, España, Alemania y Chile entre otros. 
Ha sido escritora y editora de la revista Gatopartdo, directora de la colección Mirada Crónica de Tusquets en Argentina y ha publicado libros de crónicas como Los suicidas del fin del mundo (2005) y Frutos extraños (2009), así como perfiles de personajes de la vida cultural y artística, como los recopilados en su libro Plano Américano (2013).
Reside desde 1984 en Buenos Aires y ha sido galardonada con los premios Fundación Nuevo Periodismo (2010) y Konex (2014).


jueves, 1 de septiembre de 2016

2do. FESTIVAL INTERNACIONAL DE LITERATURA OIGA, MIRE, LEA - CALI 2016




Este año de nuevo tenderemos, del 1 al 10 de septiembre el Festival Internacional de Literatura Oiga, Mire, Lea, que en su primera versión en 2015 fue todo un éxito.

Esta iniciativa de la Biblioteca Departamental del Valle, es un espacio culturalmente importante para nuestra ciudad en su enfoque específico hacia la literatura. Este año cuenta con invitados como Leonardo Padura, Jorge Volpi, Tomás González, Alberto Barrera Tyszka, Wendy Guerra y William Ospina, entre otros excelentes exponentes de las letras nacionales e internacionales.

Aquí en enlace del festival donde se encuentra toda la información y la programación:

http://oigamirelea.com/

Este año el festival no solo tendrá programación en Cali, sino que se ha extendido también a otros municipios del departamento como Roldanillo, Yumbo, Tuluá, Calima, Sevilla, Guacarí, Jamundí, Buga y Bolívar.

El año pasado tuve la oportunidad de asistir varios de los eventos, registrados en las siguientes entradas:

Oiga, mire, lea 1 - Piedad Bonnett y José Zuleta

Oiga, mire, lea 2 - Hector Abad y Santiago Gamboa

Oiga, mire, lea 3 - Pablo Montoya y Juan David Correa

Oiga, mire, lea 4 - Juan Arnau y Gabriel Jaime Alzate

Oiga, mire, lea 5 - La poesía de Alvaro Mutis por el poeta Rómulo Bustos

Oiga, mire, lea 6 - Evelio Rosero y Harold Kremer

Oiga, mire, lea 7 - Julio César Londoño, Santiago Gamboa, Juan Fernando Merino con Catalina Villa