Farallones de Cali

Farallones de Cali

viernes, 18 de mayo de 2018

La vuelta al mundo con ochenta mujeres escritoras - 18

CUBA

MARIÉ ROJAS TAMAYO - LAUREL Y ORÉGANO



“Tras mucho cavilar, por primera vez en los anales del universo, los tres estuvieron de acuerdo en algo. Desde entonces escuchan una historia por día. El relato no tiene fin porque la Cuentacuentos no muere y sigue sumando paso a paso la memoria de su pueblo —y en un pueblo cabe el universo—, donde cada suceso se enlaza con otro, la magia es parte de la vida y el azar lo es solo en apariencias.
 A una hora determinada van Dios, el Diablo y la Muerte a sentarse en el patio; a disfrutar del café recién colado o las infusiones de hierbas tomadas del prolijo jardín; de la sombra de los árboles, del trino de las aves y del cuento de turno. Ella termina su narración dejando ver que le sigue otra, porque el mundo está lleno de fábulas y la realidad supera la mejor de las fantasías, de modo que los tres vuelven y vuelven, a sabiendas de que siempre les espera algo superior a lo vivido... ¿Qué otra cosa puede ser deseada?
Se ha dado a llamar la hora en que no muere nadie al lapso en que esto sucede. Los cuatro tienen que llevar a cabo sus ocupaciones, pero siempre encuentran un rato de holganza para estar juntos. Esa hora cambia cada día y no hay modo de ir a comprobar si es cierta porque el lugar donde concurren no aparece dibujado en ningún atlas".
                                                                                                  Laurel y Orégano - Marié Rojas Tamayo

¿Donde termina la realidad y comienza la fantasía? No lo sabemos, para unos no existe la fantasía, para otros están entremezcladas, para otros todo es posible, como son posibles innumerables sucesos en el pueblo de Aquímismo donde se desarrolla esta novela de Marié Rojas Tamayo.

Con realismo mágico o tal vez magia realista, esta novela, con algunos tintes que recuerdan a García Marquez y su Macondo, nos lleva por numerosos relatos, uno cada día, relatados por la Cuentacuentos, habitante de Aquímismo con más de cien años de vida, junto con Dios, la Muerte y el Diablo. Relatos de familia, de sueños, de amores, desamores, alegrías, tristezas y toda esa amalgama de sentires y pasiones que frecuentan al ser humano pero que pocas veces se observan o se describen.

La Cuentacuentos es como un alter ego de la autora, una mujer con el don de narrar historias, de hacer felices a otros con sus palabras, una observadora innata, una conservadora de mitos y tradiciones que contribuye a la existencia misma de su pueblo, pues un pueblo sin historia o sin pasado estaría condenado a no tener futuro.

El lenguaje de esta novela es pausado, sencillo, suave, va llevando al lector como en una barca, navegando por aguas a veces cristalinas, a veces opacas, otras rápidas u otras calmadas, historias entrelazadas, personajes entretejidos en las genealogías de un pueblo en el que cualquiera quisiera vivir, donde lo sencillo y cotidiano deja de serlo, tocado por lo inusual y mágico. Un pueblo donde se ha formado una estirpe cuya magia la heredan solo las mujeres.

En esta novela la autora hace gala de un buen dominio del género fantástico, así como una habilidad para sostener el hilo conductor de una historia que es muchas historias a la vez, cada una de las cuales podría leerse por separado o en diverso orden, pero con una continuidad bien manejada que las mantiene entrelazadas. Estas historias, entre mitos, magia, leyenda, hadas y sirenas, tocan temas como la esclavitud, las migraciones y el mestizaje en América.

La lectura de Laurel y Orégano se torna relajada, alegre, se disfruta sin mucho esfuerzo, sin caer por esto en una ligereza literaria. Se termina uno sintiendo como un partícipe más de esas tertulias en el patio florido y aromático de la Cuentacuentos, tomando café, comiendo pastelillos, intercambiando sonrisas cómplices y aprendiendo que la vida se disfruta en las cosas sencillas.

Cabe resaltar que la novela esta bellamente ilustrada por el pintor Ray Respall Rojas, hijo de la autora.

Laurel y Orégano
Autora: Marié Rojas Tamayo
Editorial: Casa Editora Abril
Formato: Tapa blanda
Páginas: 306

  
tomada de: http://vozymirada.blogspot.com.co


Marié Rojas Tamayo (La Habama, Cuba, 1963) Escritora cubana, graduada de Economía del comercio exterior en la Universidad de la Habana y de idiomas inglés y francés.

Dirigió las revistas Dos islas, dos mares, Cuba-Mallorca y Una bota de sueños, Mundoculturalhispano, Alicante. Ha sido corresponsal de periódicos y revistas del mundo de habla hispana y asesoró la sección de literatura de la revista Visiones y Conceptos, Universidad de Guerrero, México. Ha dirigido talleres literarios infantiles y juveniles. Sus cuentos y poemas han sido llevados a la televisión, la radio y el teatro en Cuba y el extranjero.  Fotógrafa aficionada. Ha participado en varias exposiciones colectivas de arte digital.

Ha obtenido premios como: Mención de Honor Premio Lazarillo de Tormes 2009, Premio Proyecto Expresiones, novela y cuento;  Premio Sociedad de Escritores Latinoamericanos, Premio Nicolás Guillén, Premio X Certamen Literario Villa De Ampudia, 2016, entre otros más de cincuenta premios y reconocimientos internacionales.

Entre sus obras se encuentran en el género de novela: Villa Beatriz, Laurel y Orégano, En busca de una historia y Adoptando a Mini; en cuento y relatos: Tonos de verde, Mundo circular, había una vez un circo; El mundo al revés; La casa sin puertas, ecos y sombras que cuentan historias.

lunes, 7 de mayo de 2018

La vuelta al mundo con ochenta mujeres escritoras - 17

PERÚ

GABRIELA WIENER - SEXOGRAFÍAS



“Por fin está ocurriendo: tengo la exacta impresión de que mis arterias y venas se estiran casi hasta romperse, ramificándose y curvándose como plantas enredaderas, es la luminosa autopista sobre la cual estoy a punto de deslizarme. Puedo ver mi cuerpo, el frágil pero constante latido de mis órganos internos, una música tan primitiva como la primera canción de cuna. Estoy como ante una pantalla que va mostrándome la conexión de mis partes más recónditas, ahora bañadas por un líquido verde dorado, por una nueva energía que me recorre de un extremo a otro. Tal grado de autoconsciencia me produce una alegría entrañable y de inmediato una poderosa culpa por haber dudado alguna vez de los poderes curativos de la planta. Me reprendo por ser siempre así, por sospechar de todo y de todos, por mi poca fe, mi diminuta esperanza, mi sarcasmo pedante, mi cinismo a raudales. Lloro por mi insoportable soberbia, por esa ilusión de tener todo bajo control. Cuando estoy reprendiéndome lastimeramente y odiándome, algo dentro de mí me dice: pero qué defecto tan feo es la autocompasión, qué paralizante, y decido perdonarme y, mejor aún, decido reírme de mí misma a carcajadas
Sexografías - Gabriela Wiener

El título de este libro es ya en sí mismo muy sugerente, una referencia directa de su contenido, una serie de crónicas alrededor del sexo principalmente, pero no solo de eso, también alrededor de la vida, la intimidad, los tabúes, la sociedad, la falsa tolerancia.

A través de estas historias narradas en primera persona, de estas crónicas, Wiener comparte desde su primera experiencia sexual, su primera vez en trío, así como crónicas de investigación sobre la sexualidad de cerdos e iguanas, pasando por el poliamor, la transexualidad, el cine porno, la oferta sexual de Barcelona, hasta una experiencia swinger, entre otros muchos tópicos, pero en general habla de lo que usualmente se trata como intimidad, o lo que es más exacto, expone su intimidad, una apuesta arriesgada en sociedad que se dice liberal pero en la práctica sigue siendo solapada.

El lenguaje de Wiener es franco, sincero, claro, objetivo, no busca sutilezas ni adornos, un poco básico podría decirse en algunos momentos, siendo  en general más periodístico que literario (no es esto extraño dado que son crónicas). Sin embargo se encuentran ciertos pasajes con atisbo de lenguaje literario, en mi concepto y para mi gusto, de manera más clara en el relato sobre la experiencia con la Ayahuasca (Yagé en Colombia) y otro sobre la donación de óvulos.

No es fácil exponer la intimidad, no es fácil mostrarse al desnudo, no es fácil lo que hace Wiener en este libro, aunque ella trate de hacerlo parecer fácil, con toques de humor y tintes anecdóticos, hay momentos en que el propio lector se puede sentir incómodo, no necesariamente por puritanismo, tal vez por encontrar ese desparpajo en temas que usualmente no se ventilan literariamente o por lo menos a modo de no ficción.  La dificultad del tema, eso que hace que no hablemos igual de sexo que de moda por ejemplo, se hace palpable cuando se lee esta edición ampliada de Sexografías, donde se incluyen algunas aclaraciones más explícitas y completas que en la edición original, donde la escritora tal vez no se sintió aún a gusto de plasmar el ciento por ciento de las experiencias aquí relatadas.  

Este libro puede ser en parte una fotografía de la sociedad misma, de lo que sucede dentro de ella, aunque no nos demos cuenta o no nos queramos dar cuenta, aunque nos pongamos incómodos ante algunas situaciones relatadas en estas crónicas, algunos porque las han vivido, otros porque quisieran vivirlas, otros más por recatados o falsamente recatados, otros por que envidian el desparpajo de la autora y otros más porque la señalan por el mismo motivo.

Sexografías
Autora: Gabriela Wiener
Editorial: Seix Barral
Formato: Tapa blanda
Páginas: 209

  

tomada de: https://www.emaze.com/@ALOQWOIT/Gabriela-Wiener


Gabriela Wiener Bravo (Lima, Perú 1975) Periodista y escritora peruana, egresada de la Universidad Católica de Lima, con maestría en cultura histórica y comunicaciones de la Universidad de Barcelona.

Ha trabajado en diversos medios periodísticos de Perú y España como los diarios El Comercio y La República del Perú, El País de España, las revistas Lateral, Primera Línea, Marie Claire, Etiqueta Negra y Cosas Hombre. Vive en España desde 2003.

Entre sus obras se encuentran Sexografías, Llamada perdida, Nueve Lunas y Ejercicios para el endurecimiento del espíritu.

miércoles, 2 de mayo de 2018

Libros: El Ladrón de Sonrisas


"Han pasado los años y su esencia se mantiene intacta, es feliz de sí mismo, como el color de sus ojos o su piel, no necesita nada externo para serlo. Su yo interior se mantiene intacto, su capacidad de transmitir ese estado a los demás es inmediata y tan solo a un enter logra permear todas las capas que nosotros acumulamos durante años, sepultando a nuestro ser primitivo, y eso que nos es tan difícil: volvernos a encontrar, él conoce el camino expedito para hacerlo, no hay quien se resista, todos quedan contagiados de ese felicidad que es él y entonces sonríen..., miran con la luz de sus ojos y nos dejan ver su alma"
El Ladrón de Sonrisas - María Elvira García

Estaba en deuda con mis comentarios a este libro, los cuales voy a enfocar  hacia el contenido y la profundidad de esta obra.

Este libro es un testimonio, escrito por María Elvira García Ronderos, una mujer profesional, trabajadora y madre de cuatro hijos (hoy en día abuela también), que al nacer su último hijo enfrentó junto  con su esposo algo que es difícil para cualquier persona, para algunos devastador: un hijo cuya enfermedad no estaba identificada y un dictamen médico que les indicaba que no sobrepasaría los seis meses de vida.

Seis años duró esta familia antes de saber que Carlitos había nacido con el síndrome de Prader-Willi, una extraña enfermedad que solo ocurre en 1 de cada 10.000 niños y 1 de cada 30.000 niñas aproximadamente, de origen genético y que puede ocasionar desde hipotonía muscular hasta discapacidad intelectual, pasando por múltiples y difíciles afectaciones físicas, variables en cada uno de los casos.

Se podría pensar que un libro de testimonio ayudará e impactará a un grupo objetivo, a las familias que pasan por situaciones similares por ejemplo, pero en realidad, después de leer El Ladrón de Sonrisas nos damos cuenta que es un libro que impacta a todo aquel que lo lea, porque es un ejemplo de lo que la familia, el amor y la perseverancia pueden lograr, en los momentos más difíciles y en las situaciones más difíciles.

También en este libro encontramos ejemplos directos de lo que es el profesionalismo, la entrega y la pasión por el servicio de seres humanos de diferentes disciplinas, que han aportado a que esta historia sea un ejemplo de vida, también hay que decirlo, existen sus excepciones, ese grupo de personas que han olvidado que las ciencias de la salud deben ser también humanas, porque es al ser humano a quién se deben.

María Elvira, con el aporte de todos los miembros de su familia, ha logrado presentar un libro muy humano, con un lenguaje sencillo pero sobre todo muy sentido, que toca la fibra de quienes lo leen.

Hoy María Elvira recorre ciudades dando testimonio de su historia, ayudando así a múltiples familias con situaciones similares, y cuando uno le pregunta sobre lo más valioso o lo que más orgullo le ha generado después de sortear tantas dificultades dice "Lo más importante es haber logrado que Carlitos sea un niño feliz"

Página para conocer más de este libro y su historia

y algunas páginas donde ha sido comentado


http://www.eltiempo.com/vida/salud/historia-de-carlitos-un-nino-que-tiene-el-sindrome-de-prader-willi-145180

El Ladrón de sonrisas
Autora: María Elvira García Ronderos
Editorial: Libros de la Espiga - Ediciones Rocca
Formato: tapa blanda
Páginas: 249







sábado, 28 de abril de 2018

La vuelta al mundo con ochenta mujeres escritoras - 16

ECUADOR

GABRIELA ALEMÁN - LA MUERTE SILVA UN BLUES



“Estuve en Quito pasando una temporada. El tiempo de los trámites en la capital avanza de una manera tortuosa. Con el fin de la guerra y ahora que pasó el peligro, el tablero se ha reacomodado y hay muchos que se quieren ir. La mayoría viaja a la costa este de Estados Unidos o a Buenos Aires; por lo pronto, pocos regresan a Europa. Mientras hacía las interminables colas en migración conocí a un hombre, Herbert Cummins, que toma fotografías de Quito y escribe este tipo de cosas para un pequeño rotativo inglés: "Está en el límite que separa al mundo feudal del mundo moderno, eso produce una vertiginosa sensación de desequilibrio en el tiempo. Eso es Ecuador, un poderoso anacronismo". Es un hombre de una sensibilidad portemtosa que me asaltó como una ola. Como si en una tarde luminosa, en la que se dibujaba el cielo como un espejo sobre el río, el lomo tornasolado de un manatí pasara rozando una canoa y lograra desequilibrarla por completo. Comencé a extrañarlo antes de conocerlo En este momento ya debe estar en el sur del país o del otro lado de la frontera 
Beautiful but dangerous - La Muerte Silba un blues - Gabriela Alemán

¿Quién no se ha preguntado en algunas ocasiones las causas profundas de las acciones humanas? ¿Cómo los conflictos internos pueden transformar nuestro destino? ¿Cómo nuestro destino puede cambiar el de muchos otros? Estas preguntas rondan consciente e inconscientemente a los protagonistas de las historias que nos trae Gabriela Alemán.

Un periodista inconforme y fracasado, que olvidando principios y ética, se arriesga  a imitar la “hazaña” radial de Orson Wells en 1938; una inmigrante europea que llega a Ecuador siguiendo a su esposo y termina absorbida por la cultura, la magia y la profundidad de estas tierras tropicales; un calculador directivo de radio que termina mascullando su soledad y su pasado a un desconocido; una mujer violentada como lastimosamente hay muchas; un anciano buscando su fortaleza en medio de una tragedia natural; entre otros relatos más, que en conjunto son historias de seres humanos, unidas por hilos invisibles, como se unen en la vida misma.

Con un lenguaje muy bien trabajado, cuidado, pero sin pretensiones, Gabriela Alemán lleva al lector a una especie de comunión con cada uno de los personajes, una comunión de humanidad, entre la intolerancia y la compasión, sentimientos antagónicos que se experimentan casi de forma paralela, y en sus descripciones se nota la habilidad observadora de la autora, viendo más allá de la superficie que proyectan las acciones de un individuo, se nota su agudeza a la hora de analizar la naturaleza humana, así como su interés en profundizar en el entorno social, económico, natural, geográfico y en general las diferentes variables que afectan los comportamientos.

Uno de los relatos que aborda de manera especial la psicología del personaje es Beautiful but dangerous. Una mujer europea llega a Ecuador siguiendo a su esposo en los años cuarenta, la guerra no le ha dejado nada más y llega a la selva, a estas tierras tropicales que le son extrañas y donde ella es una extraña, a conocerse, a buscar razones, a chocarse con la realidad y a buscar una libertad que ni siquiera sabía que no tenía. Una apología a la soledad del ser humano, pero vista como algo inherente a cada uno, a todos, donde todos los seres son solitarios, habitantes de un mundo propio donde solo existe cada uno, los otros serán siempre los otros, la esencia y los sentires son imposibles de compartir en su totalidad. Esa aproximación a la psiquis del personaje es el logro de Gabriela Alemán en este relato.

La autora no solo se apalanca en su capacidad analítica del ser humano y en la observación de la cotidianidad y sus claroscuros para crear ficción, sino que también toma hechos de la realidad y los documenta, para luego a partir de esta amalgama de elementos lograr relatos con puntos reales y evidenciables históricamente, pero mirados desde otro punto de vista, como es el caso de la transmisión radial realizada en Quito en los años cuarenta, emulando lo realizado por Orson Wells en Nueva York en 1938, que generó caos, disturbios y muertes, descritas en El extraño viaje y en El diabólico Dr. Z.

Otro elemento importante y señalado directamente por la autora, fue su interés de rendir una especie de homenaje al cineasta Jess Franco, con su estilo de hacer películas tomando escenas aparentemente inconexas y lograr convertirlas en una obra con sentido. De igual manera Alemán logra construir un libro de relatos que pueden mirarse de manera independiente pero que también poseen conexiones, a veces sutiles, a veces directas, entre unos y otros. Además, todos los relatos fueron titulados a partir de películas de este director.

La imagen y las letras siempre de la mano, pero también la música, la musicalidad de la vida y de los textos, como la hermosa canción que utilizó Franco en 1962 para la película que da nombre al libro de Gabriela Alemán, La muerte silba un blues:

https://www.youtube.com/watch?v=HYh5-oWXhIc

La muerte silba un blues
Autora: Gabriela Alemán
Editorial: Penguin Random House
Formato: Tapa blanda
Páginas: 173

  

tomada de: http://www.revistamundodiners.com

María Gabriela Alemán Salvador (Río de Janeiro, Brasil 1968) Escritora ecuatoriana, con título en traducción de la Universidad de Cambridge (Reino Unido); maestría en Literatura Latinoamericana en Andina Simón Bolívar (Ecuador) y  doctorado en Tulane (Nueva Orleans).
Con una gran vocación como cuentista, sus relatos han sido traducidos a varios idiomas. Reside en Quito, donde ha sido profesora universitaria, también ha ejercido como guionista de radio, editora, periodista y correctora.
Ha obtenido numerosos premios como el Premio Joaquín Gallegos Lara 2014 por La muerte silba un blues y en 2017 por Humo, también fue finalista en el premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez 2015.
Entre sus obras se encuentran, en cuento: En el país rosado, Fuga permanente, Álbum de familia y La muerte silba un blues, y en novela: body time,  Poso Wells y Humo.

martes, 13 de marzo de 2018

La vuelta al mundo con ochenta mujeres escritoras - 15

BRASIL

CLARICE LINSPECTOR - LA PASION SEGUN GH



“La recuperación sería saber que G.H. era una mujer que vivía bien, que vivía bien, vivía bien, vivía en el nivel superior de las arenas del mundo, y las arenas nunca se habían desmoronado bajo sus pues: la armonía era tal que, a medida que las arenas se movían, los pies se movían junto con ellas, y entonces todo era firma y compacto. G.H. vivía en el último piso de una superestructura, e, incluso construido en el aire, era un edificio sólido, ella misma en el aire, como las abejas construyen la vida en el aire. Y esto ocurría desde hacía siglos, con las variantes necesarias o casuales, y era verdad. Era verdad, al menos nada ni nadie habló, nadie dijo que no; era verdad, pues.
La Pasión según G.H. - Clarice Lispector

Una novela para leer despacio, desmenuzando y digiriendo cada palabra, cada párrafo, cada página. Encontrando el sentido y la profundidad de cada una.

He de confesar que me tomó demasiado tiempo, siendo "demasiado" algo relativo, lo digo frente a mi habitual velocidad para terminar un libro de un tamaño similar. Pero es que esta novela debe leerse así, requiere del lector paciencia y detalle.

Clarice Lispector es una narradora de lo íntimo, de lo humano, de lo profundo,  algo de dolor y de soledad y hasta de miseria humana se entrevé en esta novela. Una mujer, G.H., nunca conocemos su nombre, solo sus iniciales, empieza un recorrido por su apartamento hasta llegar al cuarto de la empleada, un lugar que siente como si no fuera parte de su hogar, un mundo extraño, ajeno, pero así mismo la atrae, la afecta.
Es una especie de soledad, de búsqueda de sí misma, de encontrar su realidad recabando en su pasado. Un encuentro con una cucaracha, una sensación de repugnancia pero a la vez de revelación, un recabar en el pasado, en la propia vida.

Lispector dijo acerca de este libro: "Este libro es como cualquier libro. Pero me sentiría contenta si lo leyesen únicamente personas de alma ya formada.” Creo que la lentitud con que lo leí, la dificultad al entender a G.H., me hizo pensar que tal vez a mi alma le falta formación, o tal vez haber leído previamente esta especie de sentencia de la autora me hizo trastabillar en el camino de la lectura, pero lo cierto es que al finalizar esta novela no se es la misma.

  


tomada de: mujeresresenando.wordpress
Clarice Lispector (Chechelnik, Ucrania 1920 - Río de Janeiro, Brasil 1977). Escritora y abogada, estudió en la Facultad Nacional de Derecho y ejerció como periodista en diversos medios impresos del Brasil.
Se inició como escritora a temprana edad, publicando a los veintiún años su primera novela "Cerca del Corazón Salvaje" , escrita a los diecisiete años.
Considerada como una de las mayores voces contemporáneas de América y una de las principales escritoras del Brasil, fue galardonada con los premios;Graça Aranha Prize: Best First Novel y Perto do Coração Selvagem en 1943 y el Premio Jabuti de Literatura: Cuentos/crónicas/novelas, en 1961.
Escribió relatos y novelas, además de cuentos para niños.


Sus obras han sido traducidas a diversos idiomas y entre ellas se encuentran: Cerca del corazón salvaje, La pasión según GH, Lazos de familia, La vida íntima de Laura, Un soplo de vida y La hora de la estrella.

lunes, 12 de junio de 2017

La vuelta al mundo con ochenta mujeres escritoras - 14

CHILE

LINA MERUANE - SANGRE EN EL OJO





“Raquel me llamaba al orden. ¿Qué había hecho con la novela inconclusa?, preguntó mi generala. Debía estar arrumbada con todas mis notas en alguna caja de la mudanza. Mientras ella esperaba, mi cabeza iba buscando la caja exacta en la que había depositado el manuscrito inconcluso, caja que mis manos habían sellado como un ataúd. El libro había quedado a medias y no tenía para cuándo completarse. Raquel me acometía, en qué punto me había quedado, cuánto me faltaba para terminarlo, y yo no lo recordaba. Mi memoria era otro apagón. No es posible que no lo recuerdes, dijo, y yo no dije nada. Es necesario no renunciar, insistió, y yo, no es renuncia sino intermitencia, imposibilidad temporal. ¿Te olvidaste también de ti misma? martilló Raquel intentando activar mi memoria o mi deseo de recordar. No la página sino la identidad que la sangre había asfixiado. Tú solo puedes ser tú en la proximidad de la palabra escrita, repitió Raquel como si hiciera falta, pero también yo repetí, por darle la contraria, porque esa era una batalla y necesitaba ganar alguna: quizá ya no sería mas Lina, quizá estuviera retrocediendo al abismo, quizá tendría que volver a empezar
Sangre en el ojo - Lina Meruane

Una novela cruda, dolorosa, un viaje desgarrador a los profundos sentimientos que genera la enfermedad, el saberse limitado, la oscuridad, la frustración, pero sobre todo la angustia de la incertidumbre.

Un relato de ficción, narrado en primera persona, en un personaje que es la misma Lina, la chilena, la autora, la que vive en Nueva York, soportando los síntomas y las secuelas de una enfermedad incurable.

La narración de un encuentro propio, de una sinceridad vital, íntima, de una aversión a la lástima y a la compasión. Un saberse al borde del abismo, donde caer significa morir o no volver a ser el mismo, de apagar sus sueños y llevarse de paso los de quienes se tienen más cerca.

Un lenguaje muy bien trabajado, potente, de unas descripciones tan crudas, tan reales, que por momentos se siente que es imposible terminar un párrafo sin estar en el cuerpo de la protagonista, sin vivir sus dolores y angustias, sin sentirse un poco ciego, un poco acorralado.

No se puede concluir esta novela sin haber pasado por momentos de soledad, de sentir algo cercano al dolor físico, a la angustia de estar ciego, de saber que en la enfermedad se está solo por más que se esté rodeado de gente, que lo incondicional puede ser relativo, que el amor puede ser relativo.  

Sangre en el ojo
Autora: Lina Meruane
Editorial: Caballo de Troya
Formato: tapa blanda
Páginas: 190

tomada de: descontexto.blogspot.com


Lina Meruane (Santiago, Chile, 1970). Escritora, Doctora en letras hispanoamericanas de la Universidad de Nueva York. 
Se inició como cuentista y periodista cultural y actualmente es profesora de literatura en Nueva York, ciudad donde reside. 
Ha sido galardonada con los premios Ana Seghers en 2011, Sor Juana Inés de la Cruz en 2012, Instituto de Cultura Chileno-Árabe y Premio Cálamo Otra Mirada en 2015.
Sus obras han sido traducidas a diversos idiomas y entre ellas se encuentran: Fruta Prohibida, Póstuma, Cercada, Las infantas y Volverse Palestina.

sábado, 4 de marzo de 2017

Libros: ¡Que viva la música! - Andrés Caicedo


“…yo me he puesto un nombre:
SIEMPREVIVA

Propicio para que de andarse de mucha confianza con la noche no sea que lo arrojen a uno, el cochero que viene y para, el cochero negro de la silla colorá. Yo seguiré de frente, porque la rumba no es como ayer, nadie la puede igualar, sabor, la rumba no es como ayer, nadie la puede controlar. Tú enrúmbate y después derrúmbate. Echale de todo a la olla que producirá la salsa de tu consufión. Ahora me voy, dejando un reguero de tinta sobre este manuscrito. Hay fuego en el 23”
¡Que viva la música! - Andrés Caicedo


El año pasado en la librería San Librario de Bogotá encontré este tesoro, un ejemplar de la primera edición de “¡Que viva la música!”:

Dos años antes había encontrado este otro ejemplar en francés en una pequeña librería de libros usados, en Quito:


La primera vez que leí “¡Que viva la música!” fue hace muchos años, con un libro prestado, no era mi primer acercamiento a la obra de Andrés Caicedo, pero sentí que era encontrarlo en muchos apartes de esa novela final, de ese “manifiesto”, de ese legado. Un libro escrito en la voz de una mujer, en primera persona María del Carmen Huerta narra su vida, sus angustias y sus alegrías, enmarcado en un deleite musical y una Cali de los años 70.


Un día como hoy, 4 de marzo, hace 40 años, en esta misma ciudad desde donde hoy escribo, Andrés recibió el primer ejemplar de su novela, publicada por el Instituto Colombiano de Cultura, un ejemplar igual al que hoy tengo en mis manos, y ese mismo día decidió partir, hace realidad su decisión, o tal vez su necesidad, de vencer a la muerte poniéndole él mismo la fecha.

Pero como el nombre que en el libro quiso ponerse María del Carmen: SIEMPREVIVA, así recordaremos a Andrés, SIEMPREVIVO, en sus obras, en la música que escuchó, comentó y nos dio a conocer, en las películas que vio, que criticó y en las que también llegó a hacer, en los angelitos empantanados que recorren aún esta ciudad, en esta “Cali-Calabozo” como la llamaba, que vivimos y sentimos los que aquí nacimos, los que se van pero nunca lo harán del todo, los que siempre volverán; seguirá vivo en la Calle de la Escopeta, en la Avenida Sexta, en el Oasis, en el lugar donde el Teatro San Fernando albergó su cineclub (hoy su edificio es una de tantas iglesias que proliferan por la ciudad), en lo que fuera el restaurante Los Mellizos, en Pance, en Jamundí, en toda una ciudad que era la mitad de grande de lo que es ahora, donde el Sur empezaba donde ahora es el centro, una ciudad que olvida su pasado, que desconoce su pasado. Andrés seguirá vivo sobre todo en quienes lo recuerdan y mantienen su legado, en su familia, en sus amigos del Caliwood y seguirá vivo en todos aquellos a los que ha tocado con sus escritos, no solo en Cali sino en toda Colombia y muchas partes del mundo.

Gracias Andrés!


Hoy se lanzó el primer concurso de cuento Andrés Caicedo, para jóvenes entre 15 y 25 años en la Cinemateca de la Tertulia, con un sentido homenaje a este escritor caleño, donde asistieron sus hermanas, Rosario, Victoria y Pilar, varios amigos y un gran público que llenó la cinemateca para escuchar su cuento “La Maternidad”, leído por su amigo Jaime Acosta. También la última parte de ¡Que viva la música!, a la cual llamaba su manifiesto, en la voz de su hermana Rosario, y la carta que escribió a la directora de la Tertulia cuando se creó la cinemateca en marzo de 1973, encontrada por casualidad entre un libro. Posteriormente se proyectó la película Los Olvidados, de Luis Buñuel, la misma que Andrés programó para el 5 de marzo de 1977 en el Cine-club.










lunes, 27 de febrero de 2017

La vuelta al mundo con ochenta mujeres escritoras - 13

CHILE

MARCELA SERRANO - NOSOTRAS QUE NOS QUEREMOS TANTO





“Sara y yo estábamos llenas de energía y el sur y su naturaleza nos dieron la oportunidad de traspasársela. Fue esa vida diaria compartida la que nos lo permitió. Fue el pan caliente saliendo temprano del horno a leña cada mañana. Fue el vino, color de las ciruelas, inyectándonos aquello que no corre por las venas de los avaros, como diría la Woolf, que durante años se han privado de vino y de calor. Sí, fue el vino y el calor que nos templaron. Fue el roble rosado de esa mesa que nos reunió en su entorno tres veces al día, ofreciéndonos el alimento. Fue la Cuarta Sinfonía de Brahms que nos despertó tantas mañanas. Fueron las nostalgias cuando el brasero relucía con el carbón al lado de las patas de león mientras esperábamos el turno de la tina. Fueron los espejos grandes de los armarios cuando posábamos de a una, de a dos, asegurándonos que los treinta habían quedado atrás. Fueron los sueños en las sábanas de guinda y oliva con un poco de raso. Fueron las tardes en la cocina en que viendo llover, agradecimos la amistad...
Nosotras que nos queremos tanto - Marcela Serrano

Una novela sobre la amistad, concretamente sobre la amistad entre mujeres, esa que está salpicada de momentos tanto felices como dolorosos, desenfadados e íntimos, libres y reservados. Una amistad que se teje con los años y donde se van conociendo a otros seres casi como a una familia, con la complejidad que involucran todos los seres humanos, con el sentido de responsabilidad que da sentirse en familia, pero con la libertad de opinar sabiéndose fuera de ella.

Cuatro mujeres maduras, cada una con su historia a cuestas, se citan en una casa de vacaciones al sur de Chile y allí en medio de la paz del lugar, de la camaradería de tantos años de amistad, sacan a flote sus inseguridades, sus tristezas y alegrías, sus verdades. sus experiencias, su historia de vida.

Cuatro mujeres diferentes, más de cuatro mundos diferentes ( se tocan las historias de otras mujeres relacionadas con las protagonistas), condicionados por sus personalidades, sus antepasados, su educación, su forma de vida y también por el entorno de un país en dictadura que regresa a una época de democracia. Una crítica a los estereotipos tratada desde la perspectiva de los mismos estereotipos.

Una historia por momentos densa, pero con un lenguaje sencillo, claro, ligero, fácil de leer, sin adornos,. Da la impresión que Marcela Serrano quiso llegar a todo tipo de lectores, sobre todo lectoras, porque este libro trata básicamente de mujeres y parece escrito para mujeres. 


Nosotras que nos queremos tanto
Autora: Marcela Serrano
Editorial: Punto de Lectura
Formato: tapa blanda
Páginas: 319

tomada de: zendalibros.com


Marcela Serrano (Santiago, Chile, 1951). Licenciada en Bellas Artes de la Universidad Católica de Chile, trabajó varios años en artes visuales. Escritora. Publicó su primera novela "Nosotras que nos queremos tanto" a los cuarenta años.
Ha sido premiada con el Sor Juana Inés de la Cruz y el Premio Municipal de Literatura de Santiago en 1994 y fué finalista del Premio Planeta en 2001.
Entres sus obras se encuentran: El Albergue de las mujeres tristes, Nuestra señora de la soledad, Diez Mujeres, Hasta siempre, mujercitas; y Antigua vida mía, llevada al cine por el director argentino Héctor Olivera.

martes, 3 de enero de 2017

Libros: Primero estaba el mar - Tomás González


"Olores. Oscuro olor a manglar que a veces trae el viento. Olor a cangrejos muertos y todavía crudos, almizclado y resinoso. Olor del pasto a mediodía bajo el estático martillo del sol. Olor del humo que viene de la cocina, mezclado con el olor del café. Olor de las fritura de pescado a mediodía , frituras de plátano, vapores pesados del coco en el arroz. Olor de las cremas bronceadoras, aceites humectantes que protegen y embellecen todavía más la bella piel de Elena. Olor de su cabello recién lavado, champú de hiervas, siete. Antípoda olor en la letrina, donde zumban moscardones en el calor y se asoman lagartijas entre los intersticios del bahareque. Olor permanente e inerradicable del polvo en las tablas de la casa. Olor ahora nuevo de los libros cuando se les abre -empezando a hincharse por la humedad del aire, deteriorados por el constante aliento del mar y por la creciente falta de uso-, como de margaritas marchitándose en un desván húmedo y caliente. Y ahora también nuevo, el olor de madera recién cortada, mezclado con el vaho de gasolina, la gasolina que esteriliza, quema, ahuyenta la vida"
Primero estaba el mar - Tomás González

Arrancando este nuevo año con el firme propósito de ir evacuando las lecturas pendientes, comencé a leer esta novela de Tomás González y la terminé casi de un tirón el primer día del año. Es una novela que te va atrapando, como la selva y el mar atrapan al protagonista.

El espíritu colono de los antioqueños, o la necesidad de paz en un momento turbulento de la vida, o el deseo de disfrutar la naturaleza y el mar, o de huir de los ojos inquisidores de la familia y la sociedad, o todas las anteriores, llevan a los protagonistas de esta novela al paraje inhóspito y bello que une la selva con el mar en la región del Urabá.

Esta historia novelada, sobre un familiar del autor, nos transporta al universo mismo donde transcurren los sucesos, a vivir las angustias, las expectativas, los temores, los deseos y las satisfacciones que se entremezclan en esta suerte de aventura en la que se embarcan J. y Elena, los protagonistas. 

Con un bello lenguaje, acertado y profundo, Tomás González logra enganchar al lector, impregnarlo del salitre, del sudor, el olor a coco y la humedad que enmarcan y dan color a muchas de las situaciones que se entretejen y van sucediéndose unas tras otras, como la cadena pesada de un ancla que va cayendo al mar sin que ninguna fuerza pueda resistir o evitar su inminente choque.

Los límites entre la esperanza y la desesperación, entre el respeto y el abuso, entre la moral y el instinto, entre el principio y el final, son transgredidos, son puestos en evidencia, desmitificados en esta narración, que siendo la primera novela que el autor publicó por allá en el año 83, mientras trabajaba en un bar bogotano, dejaba ver ya su habilidad en el manejo del lenguaje y las sensaciones, del detalle sin exageraciones.

Algunos pequeños detalles de edición, tal vez continúan allí como un recuerdo cariñoso de aquella sencilla primera edición de 1983.

"Primero estaba el mar. Todo estaba oscuro.
No había sol, ni luna, ni gente, ni animales, ni plantas.
El mar estaba en todas partes.
El mar era la madre.
La madre no era gente, ni nada, ni cosa alguna.
Ella era el espíritu de lo que iba a venir y ella
era pensamiento y memoria."


Primero estaba el mar
Autor: Tomás González
Editorial: Punto de lectura
Formato: tapa blanda
Páginas: 204

lunes, 21 de noviembre de 2016

La vuelta al mundo con ochenta mujeres escritoras - 12

CHILE

CARLA GUELFENBEIN - CONTIGO EN LA DISTANCIA




“Pero lo que me hacía visitar la clínica cada día er ala certeza de que si me alejaba de Vera Sigall, sucumbiría al miedo, a la desazón, y sin darme cuenta estaría sobrevolando el Atlántico rumbo a Grenoble, rumbo a lo conocido, y todo volvería a ser como hasta entonces: mudo y quieto. Había llegado hasta allí por ella, y era su presencia, al otro lado de esa puerta, la que me sostenía e impulsaba hacia un lugar que desconocía, pero que sabía que estaba ahí para mí
Contigo en la distancia - Carla Guelfenbein

Este libro  inspirado, según dice la misma autora, en la vida de Clarice Linspector, gira alrededor de una escritora de culto, Vera Sigall, de origen ucraniano que llegó a Chile con sus padre siendo una niña y que pasó de ser una mujer con un rol común en la alta sociedad chilena de la época, esposa, madre y mujer de sociedad, a convertirse en una escritora talentosa y enigmática.

El libro esta escrito a tres voces, Emilia, una estudiante franco-chilena que llega a Chile a hacer su tesis basada en la obra de Vera  Sigall; Daniel, un arquitecto, chef-frustrado, estancado en un matrimonio que se apaga, vecino y fiel admirador de Sigall y Horacio Infante, un poeta famoso, amigo y ex-amante de Sigall.

Los cambios de voz hacen amena la lectura, mantienen un hilo conductor alrededor de la vida del personaje principal y se trasladan a varias épocas y sucesos de manera coherente, clara y acertada. La novela toca temas sobre la superficialidad humana en contraste con su propia profundidad, acciones que se mueven entre la razón y las emociones, con sentimientos de ira, envidia, dolor, frustración e hipocresía, la sensación de no encajar, de no pertenecer.

Por momentos imágenes que se salen del lenguaje poético para pasar a un lenguaje recargado y algunos lugares comunes que caricaturizan a los personajes y le quitan un poco de impacto al argumento de la novela que toca realidades como la discriminación, las apariencias sociales, la envidia y el deseo de poder y reconocimiento entre artistas y entre personas que dicen amarse y respetarse.

Contigo en la distancia
Autora: Carla Guelfenbein
Editorial: Alfaguara
Formato: tapa blanda
Páginas: 351
tomada de:amigosysocios.com


Carla Guelfenbein (Santiago, Chile, 1959). Bióloga especializada en genética de población de la Universidad Essex, estudió diseño en Central Saint Martins College of Art an Design. Escritora. Su familia se exilió en Inglaterra  en 1976 durante la dictadura chilena y Guelfenbein regresó a Chile en 1987.
Trabajó en diferentes agencias de publicidad y fue diseñadora y editora de moda de la revista Elle en Chile. Tiene dos hijos y actualmente reside en Santiago donde escribe para la revista dominical Mujer, del diario La Tercera.
Publicó su primera novela, El revés del alma, en 2002. También entre sus obras se encuentran: La mujer de mi vida, publicada en 14 idiomas, El resto es silencio y Nadar desnuda. En 2015 recibió el premio Alfaguara de novela por Contigo en la distancia.