Farallones de Cali

Farallones de Cali

sábado, 12 de noviembre de 2016

La vuelta al mundo con ochenta mujeres escritoras - 11

ARGENTINA

SELVA ALMADA - CHICAS MUERTAS




Los muchachos tenían una costumbre, un juego, no sé cómo llamarlo, me cuenta. Le decían hacer un becerro. Marcaban a una chica siempre de clase baja. Uno del grupo le hacía el novio. La seguía en la calle, le decía cosas, la seducía. Esto se hacía entre semana, no podía llevar muchos días porque el becerro se hacía el fin de semana, la conquista tenía que ser rápida. Una vez que la muchacha cedía, venía la invitación al baile del sábado. Primero a tomar algo en la confitería, después un paseíto en el auto. Nunca llegaban al baile. El auto se desviaba para el balneario o para algún lugar solitario. Allí esperaba el resto de la barra y la chica tenía que pasar con todos. Mejor dicho, se la pasaban de mano en mano. Después le daban plata para que se quedara en el molde…”
Chicas muertas - Selva Almada

Este libro de crónicas de Selva Almada es crudo, doloroso, por momentos increíble, no por defectos del mismo, sino porque es difícil aceptar la realidad de la maldad humana, esa maldad latente, rezagada, escondida, camuflada. 

La historia de tres mujeres argentinas, asesinadas, violentadas en su ser, en su condición de mujeres. Podemos observar la misoginia, el maltrato, el silencio, la aceptación, la indiferencia, todos los ingredientes que se unen y alimentan a una sociedad llena de odio, de perversión, de discriminación, no solo a la sociedad argentina, que es el marco de estas tres historias, sino también a las sociedades de todos los países latinoamericanos y a la mayoría de los países del mundo, tal vez al mundo entero.

Un libro de no ficción que quisiéramos fuera de ficción, porque enfrentar la vulnerabilidad física y psicológica que aún vivimos las mujeres, es difícil. Selva Almada parece querer despertarnos, ponernos en la tierra, sacarnos de un mundo idealista donde podría parecer que las cosas han mejorado, pero donde nos damos cuenta que lo que falta supera con creces el pequeño camino recorrido en busca de la igualdad y el respeto.

Almada recurre a una investigación propia, asumiendo ella misma la búsqueda de los hechos, no solo a través de archivos legales y reseñas periodísticas, sino también abordando a personas cercanas a las víctimas, fuentes de primera mano, hasta donde le fue posible encontrarlas. Con un estilo de crónica limpia, clara, sencilla, con la que mantiene al lector enganchado a cada historia, cambiando entre una y otra, combinando momentos frenéticos con otros más livianos, trae de vuelta a estas jóvenes mujeres, las rescata del olvido propio del tiempo, una variable que se vuelve casi como un cómplice más de los crímenes impunes.

Tres mujeres jóvenes, provincianas, víctimas de feminicidio, un número más de las tantas mujeres asesinadas, una escritora que retoma sus historias, familias que no superarán el dolor, un mundo indiferente, una mujer que lee el tarot, hombres ávidos de poder, una cultura que señala y discrimina, una sociedad tolerante cuando no lo debe ser, que no cambia, todo esto encontramos en este libro de ciento ochenta y cinco páginas.


tomada de: mujeresvisibles.com
Selva Almada (Entre Ríos, Argentina, 1973). Estudió comunicación social , carrera que abandonó para estudiar literatura. Escritora de poesía, novela, cuento y crónica.
Su novela El viento que arrasa, destacada por la Revista Ñ como novela del año en 2012, ha sido traducida a varios idiomas. Ha escrito además libros de poesía como Mal de muñecas, cuentos como: Una chica de provincia y El desapego es una manera de querernos, así como novelas: El viento que arrasa, Niñas y Ladrilleros.
Recibió  la beca del Fondo Nacional de Artes en 2010 y fue finalista en 2015 del Premio Rodolfo Walsh de la Semana Negra de Gijón por Chicas Muertas.
Actualmente reside en Buenos Aires donde se dedica a escribir y dicta talleres literarios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario